¡Enrólate! Colabora con nosotros

¡Enrólate! Colabora con nosotros

Introducción

Bien, parece que has decidido unirte al Colaboratorio… antes de nada, recibe nuestra bienvenida. Si este es el primer documento que lees, además de la bienvenida te mereces la enhorabuena: parece que has empezado por el buen camino.

Pues bien, a continuación te diremos qué puedes hacer y cómo puedes hacerlo. Pero antes de nada, por favor, ten lo siguiente en cuenta: sabemos que puede ser incómodo tener que leer estos documentos y que, sin duda, lo que te apetece es ponerte manos a la obra con nuestro equipo. Te pedimos disculpas de antemano, pero tienes que comprender que queremos que el Colaboratorio sea un proyecto lo más serio posible, y eso significa que hay unas normas que cumplir. Y no hay una manera más eficiente de transmitir estas normas que con unos cuantos pdf. Así que no nos entretengamos, vamos a empezar paso a paso.

Tipos de colaboración

Para organizarnos un poco, en el Colaboratorio hemos establecido dos tipos de colaboración (valga la redundancia), en función del grado de implicación en el proyecto. No queremos que pienses que en el Colaboratorio hay “estatus” diferentes: tener un mayor grado de implicación simplemente tiene como consecuencia tener más responsabilidad, y, por lo tanto, tener más cosas que hacer. Piensa en tu disponibilidad de tiempo antes de ofrecerte, porque si no dispones del tiempo necesario creemos que es más interesante para ti tener una implicación menor.

Sea como fuere, los tipos de colaboración son los siguientes:

1. Equipo “base”: Este es el tipo principal de colaboración. Son personas que pueden publicar artículos esporádicamente, o haciendo aportaciones concretas. Tienen derecho a aportar ideas y sugerencias pero no derecho a voto en la toma de decisiones. No tienen acceso a las herramientas colaborativas pero sí a que su voz sea tenida en cuenta y su labor sea reconocida como personas creadoras de contenidos.

2. Equipo “de coordinación”: Son el grupo de personas más implicadas. Lo forman personas con alta disponibilidad y cierta experiencia trabajando en el proyecto. Entre sus atribuciones están la participación en la toma de decisiones críticas y pueden intervenir en tareas de administración que requieran de permisos especiales, como la edición o maquetación del mismo blog, manejo de contraseñas, etc. También tienen acceso a las herramientas de colaboración y comunicación del grupo, así como derecho a tener voz y voto en las tomas de decisiones.

Desde ya mismo, te recomendamos que, si estás interesad@ en participar, empieces por lo básico: en general, el primer impulso de una persona en el momento de iniciar una actividad voluntaria suele ser de “quiero hacer lo más que pueda”, pero luego suele enfrentarse a la realidad de no poder compaginarlo con su tiempo libre, o que sus expectativas de dedicación se vean sobrepasadas por la exigencia del blog. Para evitar estos sinsabores, queremos que pienses detenidamente y con honestidad cuánto tiempo vas a poder dedicar efectivamente a colaborar con el blog si eliges ser parte del equipo “base”, o, sobre todo si vas a enrolarte en la  “coordinación”.

Paso a paso

Lo primero que te recomendamos hacer, antes de nada, es leer nuestro manifiesto. Este documento es uno de los más importantes que tenemos, porque contiene los principios que todo el equipo del Colaboratorio acepta. No te asustes, es un documento pequeño y no demasiado difícil de leer. Además, entendemos que, si estás leyendo esto, es porque tienes ya algunos de estos principios asumidos: respeto por el software libre, y ciertas ganas de hacer algo por la comunidad.

Sin embargo, tenemos que insistir en esto: leer el manifiesto es importante porque, si no estás de acuerdo con algún principio, lo mejor que puedes hacer es renunciar a colaborar: estos principios son fundamentales para nuestra comunidad y solo pueden ser cambiados tras un profundo debate. De hecho es poco probable que los cambiemos algún día, porque son nuestra esencia elemental. Así que, si no estás de acuerdo, te animamos a que busques otra comunidad o que fundes la tuya propia. Por cierto, todos nuestros documentos son libres, así que puedes utilizarlos para crear tu propio Colaboratorio. Si necesitas ayuda en eso, puedes contar con nuestra ayuda también.

Si ya has aceptado nuestros “términos y condiciones”, lo mejor que puedes hacer es ofrecer tu participación al grupo. Mientras no contemos con una herramienta más sofisticada, lo mejor que puedes hacer es escribirnos un correo electrónico planteando en qué te apetece echar una mano.

Las posibilidades son múltiples porque nuestras necesidades también lo son. Puedes colaborar de las siguientes maneras:

1. Colaborando con el equipo de Webmaster en el mantenimiento del blog.
2. Colaborando con los Community Manager gestionando las redes sociales del blog.
3. Colaborando con las personas participantes en la Mesa de Redacción para que los artículos tengan su correspondiente revisión y comprobación antes de su publicación.
4. Escribiendo tus propios artículos como Autor o Autora.

Ten en cuenta que todas esas posibilidades no son mutuamente excluyentes, así que si tienes tiempo y ganas puedes hacer una o varias de ellas simultáneamente.

Pero yo solo quiero escribir un artículo…

Pues perfecto. En el punto 2 (Colaborador “de coordinación”) queda claro que en el Colaboratorio damos la bienvenida a todas las personas que quieran participar, en la medida de sus posibilidades. Así que si solamente quieres escribir un artículo, o hacer cosas muy puntuales de vez en cuando, te animamos a que directamente nos envíes tus artículos, y desde el equipo nos encargaremos del resto. Eso sí, si descubres que ayudarnos te gusta, te animamos a que más adelante te adentres un poco más en las interioridades del blog. Estamos seguros de que lo disfrutarás.

¡Manos a la obra!

Si ya has decidido lo que quieres hacer, y lo has aclarado en tu correo electrónico, probablemente recibirás respuesta de uno del equipo dándote más detalles.

Evidentemente, ponerse a colaborar en tareas de mantenimiento del blog requiere de una serie de responsabilidades, con todo lo que eso conlleva. Entiende que, en ese sentido, el equipo del Colaboratorio se reserva el derecho a aceptar esta clase de ayudas o no, y que necesitamos cuantos más detalles, mejor, sobre la experiencia que tienes en esa clase de menesteres para tener en consideración tu oferta de ayuda. Lo mismo se aplica a las tareas de Commnutity Manager y de Mesa de Redacción de los puntos 2 y 3 del apartado anterior. En este sentido, siempre tendrán preferencia aquellas personas que lleven un tiempo colaborando con nosotros y que hayan demostrado que, por su nivel de implicación, son personas adecuadas para tener un mayor nivel de responsabilidad en el blog.

En este sentido, siempre recomendaremos que, para empezar, nos eches una mano con la redacción de artículos. Para ello, te recomendamos que le des un repaso (o más que eso, léelo con atención) a nuestro Libro de Estilo, donde podrás encontrar todos los detalles sobre el proceso de redacción y publicación en el blog.