Hace algún tiempo que vengo leyendo sobre las maneras en que la gente toma notas y las organiza. Existen muchas formas, tantas que me atrevería a decir que cada persona tiene la suya propia. Gracias a este post de Irreal.org pude llegar a un maravilloso artículo (aquí en una digna traducción al castellano) de David B. Clear, donde explica las principales formas de tomar notas y sus ventajas.

Slip-box o Zettelkasten

El artículo de Clear deja algo claro (xD): si vas a tomar notas es porque quieres poner ese conocimiento a buen recaudo y poder aprovecharlo para escribir o publicar en libros, blogs, artículos, podcast, etc. Si esto es así, debes tener en cuenta el método Zettelkasten, también llamado slip-box.

Zettelkasten físico. Foto: Kai Schreiber.

Curiosamente, mientras maquetaba este artículo, encontré un audio (en Telegram; en Radio Public) del podcast «Tomando un Café«, donde su creador comenta una aplicación llamada Obsidian, que utiliza para tomar notas. Y aunque parece no conocer el método (al menos no lo menciona), su metodología hace clara alusión a Zettelkasten.

Lo cierto es que, luego de leer horas acerca de este método, hay algunas conclusiones que pude rescatar:

Foto de Deeezy en Pixabay.

Zettelkasten es un concepto sumamente interesante para tomar notas inteligentes, pero no esperes que funcione perfecto desde el primer momento; de hecho, los usuarios intensivos comentan que «su magia» se desarrolla plenamente luego de haber ingresado al sistema alrededor de 1000 notas.

Tampoco es recomendable migrar de metodología; si ya tienes un sistema organizado de notas, tal vez lo mejor sea no moverse de ahí. El objetivo buscado es crear una base de conocimientos que permita relacionar y reorganizar ideas y usarlas para escribir artículos o libros.

Si bien el creador no fue el primero en utilizarlo, Niklas Luhmann, un sociólogo alemán, fue muy conocido por su amplio uso de este método.

Dibujo del autor, hecho por él mismo.
Dibujo de Niklas Luhmann. Autor/a: Sonntag.

Luhmann creó un Zettelkasten de unas 90,000 notas que le permitió desarrollar una escritura extraordinariamente prolífica, incluyendo más de 70 libros y 400 artículos académicos. Como curiosidad, sus fichas se digitalizaron y se encuentran on-line desde 2019.

Este señor tomaba notas muy breves en pequeñas tarjetas de papel, las relacionaba con otras notas con contenido similar y las guardaba en archivadores de madera. De ahí el nombre:

  • zettel = nota
  • kasten = caja

Por supuesto, existen otros métodos igualmente válidos. Sin embargo, este está pensado para almacenar conocimientos y usarlos más tarde de forma creativa. Quienes prefieren otros métodos encuentran entre los puntos débiles del Zettelkasten el hecho de que las búsquedas por nombres no son una prioridad y, al tener cientos de notas con pequeñas ideas, puede ser dificultoso encontrar un dato concreto.

En este hilo de Reddit analizan ese tema en profundidad.

Zettelkasten para Dummies (torpes)

Como comenté antes, este método consiste en tomar breves notas sin ningún tipo de jerarquía entre ellas, pero que mantienen siempre una relación por su contenido.

Explicación del sistema de gestión del conocimiento Zettelkasten. Imagen: David B. Clear.

La idea es poder encontrar las notas al buscarlas por el concepto o idea que representan. A medida que se hacen notas y se relacionan unas con otras, se forman grandes redes de información. Al mismo tiempo, y poco a poco, las estamos pre-procesando al crear nuevas notas. En palabras de David B. Clear:

«…este método permite almacenar y organizar tu conocimiento, crear una extensión de tu memoria, generar nuevas conexiones entre ideas e incrementar el flujo de escritura.«

Pero, para que toda esta «magia» ocurra, se deben respetar algunos principios inherentes al método:

  1. Principio de atomicidad: Cada nota debe contener una y solo una idea.
  2. Principio de autonomía: Cada nota debe ser comprensible por sí misma y puede ser movida, procesada, separada o concatenada independientemente de otras notas.
  3. Siempre enlazar notas: Siempre que se agregue una nota, esta debe ser enlazada a otra. Una nota que no esté enlazada será olvidada y se perderá.
  4. Explicar por qué están enlazadas dos notas: De lo contrario, meses o años después no se recordará el motivo de esa conexión.
  5. Prohibido «copiar y pegar«. Es muy importante escribir una idea con palabras propias, de manera que puedan ser entendidas más adelante. Repito: ¡no copies y pegues!
  6. Referencias. Siempre referenciar de dónde fueron sacadas las ideas o notas.
  7. Ideas propias. Cuando surjan ideas, apuntarlas rápidamente, pero siempre respetando los principios 1, 2 y 3.
  8. Notas sin jerarquía. No te preocupes por categorías o carpetas. Tampoco que tengan un orden en particular.
  9. Notas de conexión. Si comienzas a ver alguna relación entre notas diversas, crea una nota que las enlace y explique el motivo de la conexión.
  10. Notas temáticas. Tan pronto como las ideas y notas comiencen a agruparse en temas, crea una nota que agrupe a estas notas buscando un orden narrativo entre ellas.
  11. Nunca eliminar notas. Las notas antiguas deben ser enlazadas a las nuevas, de esta manera podremos ver cómo algo fue evolucionando a lo largo del tiempo y también nuestras ideas. Es fundamental para controlar nuestro sesgo retrospectivo.

 

Notas originales de Niklas Luhmann. Pictures alliance / DPA

En resumen, para que este método aporte sus frutos:

  1. Las notas debes ser escritas con nuestras propias palabras.
  2. Las notas deben ser concisas, autocontenidas, permanentes y expresar una sola idea.
  3. Siempre enlazar una nota con otra, incluso si son contradictorias.
  4. Etiquetar las notas.

¿Con qué aplicaciones iniciar nuestro Zettelkasten?

Luego de leer acerca de esto por horas decidí crear mi propio «Zettelkasten«, por supuesto. El método original en papel es anacrónico y no viene al caso ni mencionarlo. Es mejor utilizar alguna de las aplicaciones pensadas para este fin, porque simplifican al máximo el trabajo a la persona usuaria, como Notion o Roam Research. Lamentablemente, no puedo recomendarlas por los siguientes motivos:

  1. Nuestros datos estarían en los servidores de estas empresas, perdiendo nuestro control sobre ellos.
  2. La idea de este sistema es que ingresemos notas durante un plazo muy largo, tal vez de por vida, y difícilmente las condiciones que estas empresas nos ofrecen permanecerán inmutables con el transcurso de los años.
  3. Existen alternativas libres que realizan un excelente trabajo manteniendo el control de nuestros datos, aunque algunas, tal vez, sean un poco… feas 🤭.

Entre las alternativas libres más utilizadas podemos encontrar, entre otras: Zettlr, Zkn3, nvAlt, plugins para vim y Org-mode/Org-roam. Como puede apreciarse, estas opciones tienen algo en común: el texto plano. Así se garantiza que las notas siempre podrán visualizarse con cualquier editor y serán fácilmente exportables.

Captura de la aplicación Zettlr.

Evaluar las diferentes aplicaciones y escoger una fue una de las tareas que más tiempo me llevó. ¿Cuál me pareció la más apropiada? Respuesta corta: Zettlr. Aunque si lo tuyo es Emacs y su org-mode, Org-roam puede ser perfectamente válido.

Pero, como este artículo se extiende demasiado, vamos a detenernos aquí y os contaré cosas sobre estas dos aplicaciones en próximos artículos.


Referencias:

Zettelkasten

Blog Irreal/ Zettelkasten explained

The Writing Cooperative/ Zettelkasten, How One German Scholar Was So Freakishly Productive

Blog Irreal – Using Notion as a Zettelkasten

Github/ org-zettelkasten

Howm (a note-taking tool on Emacs)/ howm: Write fragmentarily and read collectively.

Github/ EFLS/ zetteldeft

Org-Roam/ Home

Blog.jethro.dev/ Zettelkasten with Org-mode

Milanga electrónica/ Acerca de cómo tomar notas inteligentes (podcast)

Tomas Vik/ Zettelkasten note-taking in 10 minutes



Para saber más:

Archivo online Niklas Luhmann: sus notas.


Imágenes

Imagen destacada de StartupStockPhotos en Pixabay, por Simplified Pixabay License, así como la imagen de Peter Olexa (Deeezy).

Foto «Zettelkasten físico«, corresponde a la fotografía «Zettelkasten«, de Kai Schreiber. Vista en Wikimedia. Licencia: Creative Commons Attribution-Share Alike 2.0 Generic.

Dibujo de Luhmann: autor «Sontagg», licencia CC BY-SA 3.0, alojado en Wikimedia.

 

5 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 Comments
más antiguo
más nuevo más votado
Inline Feedbacks
View all comments
mickie

Muy interesante articulo, desconocía esta metodología, pero se nota claramente desde el primer vistazo que el sistema GTD esta fuertemente inspirado en este método, agregando los puntos flacos de éste como la jerarquía y las búsquedas por nombre o etiquetas.
Para administrar mis notas, uso Emacs/Org-mode, con el inconveniente de tener una curva de aprendizaje complicada y larga, pero cuando mas o menos lo dominas, se desliza como cuchillo en mantequilla.

Lario

Excelente artículo