Resulta cuando menos curioso el galimatías que tienen montado actualmente en lo que a distribuciones GNU/Linux con KDE se refiere. El asunto de la diversidad, tan comentado desde hace años, que algunos alaban y otros denostan casi a partes iguales, es llevado a la máxima expresión por la empresa alemana Blue Systems, a la sazón patrocinadora y/o creadora de varios proyectos tremendamente similares entre sí, que recurren unos en otros en una especie de bucle infinito. Entre dichos trabajos destacan algunos como el instalador Calamares o los parches que dotan a Firefox y a Thunderbird de un aspecto más acorde con KDE Plasma. Conviven, eso sí, con las tres distribuciones que a día de hoy patrocinan sus desarrolladores: Maui, KDE Neon y la que hoy nos ocupa, Netrunner.

Tratemos de aclarar un poco el lío: Netrunner, que en sus comienzos se basaba en Kubuntu, actualmente lo hace en Debian Testing. Maui llegó para llenar ese hueco de, digamos, distribución más sencilla para el usuario, con una base Ubuntu y algunos añadidos de KDE Neon. Y KDE Neon… se supone que es una especie de Kubuntu rolling-release. Así cerramos el círculo, y eso que no hemos contado con otros proyectos de similar aspecto y fundamento, como Linux Mint KDE o la propia Kubuntu que, aunque no lo parezca, sigue existiendo. ¿Cuántas veces puede uno escribir Kubuntu en el mismo párrafo sin sonar repetitivo?

Netrunner Cyclotron está disponible en versión Desktop (recomendada para usuarios domésticos), Core (instalación mínima) e incluso una versión ARM. El análisis realizado se refiere a la primera de estas versiones.

Instalación

Como es lógico y natural, Calamares es el instalador en esta distribución. El aspecto del renderizado no concuerda con el del escritorio en vivo (bastante bueno, por cierto), si bien han diseñado su propio pase de diapositivas que podemos disfrutar, en inglés, mientras esperamos a que el proceso concluya. Lo único negativo a destacar en este apartado es que me fue imposible hacer funcionar el adaptador WiFi. Pero no el TP-Link, que siempre es un dolor de muelas, sino el Realtek, que sí que tiene soporte directo del kernel. El caso es que no lograba conectarse a mi red por alguna extraña razón, por lo que hube de hacer la instalación fuera de línea.

Instalador NetrunnerDiseño

Netrunner implementa un tema de escritorio propio, de tonos oscuros, y otro para la pantalla de inicio. Eso sí, con los iconos Brisa. El suavizado de bordes viene activado por defecto (¿por qué no toman nota en otras distribuciones?) y el renderizado es bastante agradable a la vista. Además, un conjunto de fondos de pantalla exclusivos dota de gran elegancia al escritorio.

El menú utilizado (Simplemenu) es intuitivo y rápido, a lo Gnome pero ocupando reducido espacio. También destacaría un plasmoide de sonido que facilita el cambio de dispositivo de salida, si bien, como en todo GNU/Linux, jamás conseguí que la activación de los auriculares con cable conllevase el silenciado de los altavoces. Pero vaya, es un plasmoide cómodo que no conocía.

Simplemenu NetrunnerSoftware

Distribución que ofrece un interesante conjunto de aplicaciones para empezar a trabajar desde el mismo momento en que finaliza su instalación. El navegador escogido es la versión de soporte extendido (ESR) de Firefox, que va por la número 52, con alguna que otra extensión instalada, como el bloqueador de publicidad Ublock y Ant.com para descargar contenido multimedia.

A los típicos programas de cualquier escritorio KDE que se precie se vienen a añadir otros menos comunes de entrada, ya sean privativos (Skype, Steam o Virtualbox) o libres (LibreOffice o Vokoscreen). El gestor de paquetes Synaptic es la aplicación escogida para manejar el software, con la incorporación de MintUpdate para las actualizaciones, si bien es verdad que ambos no van acompasados. Me explico: de primeras, MintUpdate no indicaba ninguna actualización disponible por más que refrescara, mas al entrar en Synaptic y hacer clic en “Marcar actualizaciones”, la friolera de 692 Mb se prepararon para ser descargados. No entiendo este comportamiento, pero así sucedió.

Actualizar NetrunnerMe llamó la atención, por lo inusual, un módulo de “Propiedades del sistema” llamado “Actividades de servicios de Plasma”. Desde aquí podemos controlar el inicio o apagado de los (im)populares servicios Baloo, Akonadi, Kwallet o Krunner. De igual modo, se incluye QApt como sustituto de Gdebi a la hora de manejar la instalación directa de paquetes con extensión “.deb”, por su mejor integración, supongo, con el escritorio KDE.

Hardware

El reconocimiento de dispositivos y periféricos fue bueno, si exceptuamos la conexión directa con mi móvil Xiaomi Redmi 3S Pro. A través de KDE Connect funcionaba bien, aunque el plasmoide, en algunos inicios, no acertaba a mostrar la información de la batería (esto lo he visto en varias ocasiones, pero nunca me sucede en Chakra). Al conectarlo mediante cable USB, la cosa no fue bien, mostrándose un error en Dolphin del cual vemos la captura debajo de estas líneas.

Error Dolphin NetrunnerPor lo demás, conseguí hacer funcionar el adaptador TP-Link aplicando los truquillos habituales, instalé los controladores propietarios NVIDIA desde Synaptic y tuve algún problema con la impresora, derivado de cierta medida de seguridad que comentaré más adelante.

Estabilidad y rendimiento

Algo basado en Debian tiende a ser estable por naturaleza por mucho que la rama escogida sea testing. Netrunner Desktop, que no es más que una instantánea (snapshot) de los repositorios en pruebas de la popular distribución con algunos añadidos propios, ciertamente cumple esta regla a la perfección. El asunto del rendimiento ya es harina de otro costal, como siempre, y no mejora el de Ubuntu Trusty en mi equipo, una vez más, salvo en el apartado gráfico, donde Netrunner obtiene unos impresionantes 297 puntos, posiblemente derivados de su liviandad y la ausencia de servicios de indexación activados por defecto.

No en vano, el Plasma de esta distribución se inicia con 550 Mb (con controladores propietarios NVIDIA) de impronta en memoria. Una muy buena cifra.

Phoronix Test Suite NetrunnerProblemas encontrados

Si el hecho de ser, prácticamente, una Debian con cuatro cosas añadidas confiere gran estabilidad y fiabilidad a Netrunner, no es menos cierto que ello se acompaña de algún que otro borde áspero. En mi caso particular:

Imposible hacer funcionar el WiFi en el escritorio en vivo. Ni idea del motivo, como comentaba más arriba. Se veían las redes, pero al tratar de conectar, no había manera. Y no, no estaba introduciendo la contraseña incorrecta, me cercioré de ello.

Fallos de traducción. El escritorio, aunque hayamos escogido el español como idioma, adolece de una siempre incómoda mezcla de lenguajes. El motivo no es otro que la no instalación por defecto del importante paquete kde-l10n-es, sin el cual se produce este inconveniente. Tampoco se instalan los paquetes de idioma correspondientes a programas como Firefox o Thunderbird, y habremos de hacerlo nosotros.

La contraseña de root no está activada. Bien es verdad que podemos hacer uso de sudo, pero la inexistencia de contraseña para el super-usuario nos puede causar alguna que otra dificultad. En mi caso, la aplicación gráfica de HP para instalar la impresora termina por pedir dicha contraseña y falla irremediablemente al no ser capaz de introducirla correctamente. Ello me obligó a utilizar la aplicación de consola, lanzada con sudo. Entiendo que es una medida de seguridad, pero también provoca errores de este tipo.

Problemas con Android. Como comenté antes, un error relacionado con MTP me impidió acceder a mi móvil usando Dolphin. Con KDE Connect, ninguna dificultad.

Transformar Netrunner en Debian testing

Otra cosa que me resultó curiosa de esta distribución es que su página web incluye un apartado donde dan instrucciones para la activación de los repositorios testing de Debian. El embrollo sigue ahí, pues ¿no se supone que ya era Debian testing con añadiduras? En realidad no es exactamente así. Cada edición de Netrunner es una especie de fotografía de los repositorios en pruebas de Debian, y así continúa siendo (en estático) a no ser que cambiemos los repositorios para ir rodando con la distribución de la espiral.

Yo he seguido los pasos indicados y no he obtenido resultado alguno en forma de paquetes para actualizar. El motivo es bien sencillo: Debian testing está actualmente congelada, dedicados sus desarrolladores a la ardua tarea de machacar errores antes del lanzamiento definitivo como versión estable de Stretch. Una vez que este hecho se produzca, es de suponer que el funcionamiento ha de ser el esperado.

Conclusiones

Estoy a punto de acabar el artículo y todavía no he desenmarañado la madeja de los repositorios de Netrunner. Me reconozco torpón y, con los años, cansado de tantas mezclas raras y nimiedades que justifican el lanzamiento de otra distribución más. Disculpen que parezca estar de mal humor, pero en ocasiones me sienta regular solo la excesiva división de esfuerzos, aunque entiendo que no es algo que se pueda cambiar, dado el carácter voluntario de este tipo de trabajo. Aun así da coraje, como decimos por aquí, tanto talento diseminado y destinado a reinventar la rueda una y otra y otra vez.

Al final del día (toma americanada ahí) resulta que lo que obtenemos con Netrunner lo podemos tener igual con Debian testing. O no, pues no queda nada claro en la web del proyecto cuál es su valor añadido. Por la inclusión de los backports con nombres interminables da la sensación de que los paquetes principales del sistema no se actualizan (salvo que lo deseemos nosotros) y Plasma sí pero, como digo, es algo que no explican o yo no he sido capaz de averiguar con la información proporcionada.

Netrunner KDEEn cualquier caso, parece que el enfoque que Blue Systems da a esta distribución es bastante parecido al de la antigua LMDE, cuando se basaba en los mismos repositorios en pruebas de Debian. Es decir, una sólida y relativamente actualizada base con el añadido de incorporar ciertas facilidades de uso que la distro madre no aportaba. Ahora bien, a día de hoy, año 2017, instalar Debian no es lo que era y dichas ventajas no parecen estar tan claras.

Pero, en fin, como dicen que dijo aquel torero, “cada uno es cada uno” y “hay gente pa tó”. Netrunner Cyclotron tendrá su “nicho de mercado”, contribuyendo a la felicidad de quienes la usen y a la diseminación eterna de esfuerzos en GNU/Linux. Personalmente, no veo motivos suficientes para recomendarla por encima de la propia Debian. Ustedes mismos.

Salud


El análisis se ha realizado en un equipo de sobremesa con las siguientes especificaciones:

  • Procesador AMD A8 3870 Black Edition
  • Placa base Gigabyte A75-UD4H
  • Chipset AMD Family 12h Root Complex
  • 4 Gb de Memoria RAM (2×2, marca Kingston)
  • Tarjeta gráfica dedicada NVIDIA Geforce GT 610 1024 Mb
  • Audio ATI R6xx HDMI
  • Monitor Hyunday L70S+
  • Disco duro externo Western Digital WD5000AAKX-6 de 500 Gb
  • Impresora HP Laserjet 1018
  • Escáner HP Scanjet G2710
  • Webcam Hércules Dualpix Exchange
  • Adaptador de red Realtek RTL8111/8168
  • Adaptador de red inalámbrica TP-Link WN822N
Licencias

Todas las imágenes que aparecen en este artículo son capturas de pantalla o fotografías tomadas por el propio autor. Se pueden compartir libremente citando la fuente.

avatar
7 Comment threads
3 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
6 Comment authors
Revisión de Netrunner 17.03 Cyclotron – La sombra del helicópteroRalsaGabrielEduardo Inda PopulistaEnrique Bravo Recent comment authors

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
más nuevo más antiguo más votado
Notificarme de
trackback

[…] Distribución GNU/Linux que toma una instantánea de los repositorios de Debian Testing y añade algunos paquetes propios, para facilitar las cosas al usuario. Enlace externo al artículo en Colaboratorio. […]

trackback

[…] Visitar la fuente original […]

GWToni
Suscriptor
GWToni

“Aún así da coraje, como decimos por aquí, tanto talento diseminado y destinado a reinventar la rueda una y otra y otra vez.”
Pienso lo mismo. Tampoco veo ninguna diferencia de usar Netrunner a Debian testing KDE… Lo único medio llamativo ha sido el apartado Actividades de servicios de Plasma.
No le encuentro la finalidad a esta clase de distribuciones, a ver si alguien que la use consigue aclarar algo más.

Enrique Bravo
Lector
Enrique Bravo

A quien la use supongo que le parecerá que aporta algo distinto, como no tener que instalar algunos programas o un tema de escritorio propio. Como tú dices, a ver si alguien arroja luz al asunto 🙂

Sergio
Lector
Sergio

Como siempre, un placer leer tus reseñas. Creo entender que Netrunner te parece una distribución inútil porque ofrece lo que ya otras ofrecen. Y eso es innegable. Como también lo es para un usario de Netrunner que hay otras distros que ofrecen lo que ya ofrece Netrunner y por lo tanto, para dicho usario son inútiles. Mi pregunta es ¿qué criterios tiene que cumplir una distribución para ser “útil” o (más difícil todavía) “necesaria”? En mi opinión, las distribuciones deberían ser juzgadas por su funcionamiento y rendimiento, es decir, la experiencia de uso que proporcionan, y no por su carácter “necesario” o “útil” dentro del panorama de las distros. Juzgar una distribución por su papel dentro del conjunto de las distros Linux sería justo si hubiera criterios claros y compartidos para establecer su utilidad o necesidad, pero no los hay. De hecho, hay una abrumadora mayoría de distribuciones que son… Leer más »

Enrique Bravo
Lector
Enrique Bravo

Realmente no hay ningún criterio común, no deja de ser una opinión de un cualquiera (yo, en este caso) que nada va a cambiar. De hecho, la distribución es juzgada por lo que pides, por su rendimiento y demás, obteniendo una muy buena calificación. Lo demás, cuestión de opiniones, a mí me parece poco útil y a otros, tal vez, su distribución ideal.

Gabriel
Lector
Gabriel

Efectivamente no hay criterio para calificar o “juzgar” una distro por tal o cual motivo, en lo personal usé netrunner cuando estaba basado en kubuntu y su estabilidad-rendimiento eran superiores a su “padre”, pero como siempre sucede en el mundo ñu-tux su rendimiento variaba en distinto hardware con similares características, como reza el dicho cristiano “bienaventurado el que use gnu-linux sea la distro que fuera” (-:

Eduardo Inda Populista
Lector
Eduardo Inda Populista

Netrunner se basaba en Manjaro antes de debian

Ralsa
Lector
Ralsa

El valor añadido de Netrunner sobre Debian Testing es la última vesión de KDE Plasma siempre. Debian Testing aún va por la 5.8 y no visto que en Sid también cuando entre 5.10 Netrunner irá siempre por delante

trackback

[…] Distribución GNU/Linux que toma una instantánea de los repositorios de Debian Testing y añade algunos paquetes propios, para facilitar las cosas al usuario. Enlace externo al artículo en Colaboratorio. […]