Una de las primeras malas praxis que tienen algunos jefes voy a catalogarla como El síndrome del señorito. Esto suele aparecer más en pequeñas empresas donde sólo hay un jefe y suele ser único accionista o accionista muy mayoritario. Como él es el único que ha puesto el dinero, tiene la sensación de que todo lo que hay en la empresa le pertenece y puede disponer de lo que necesite a su antojo.

Primeramente, no necesariamente todo lo que hay en la empresa es comprado con dinero de la empresa. Hay utensilios o libros de los trabajadores que dejan en el trabajo, ya que les son muy útiles y les es más sencillo dejarlos en la oficina que estar yendo y viniendo con ellos. También puede haber material de los clientes, que es prestado para hacer pruebas o valoraciones.

Aún cuando haya cosas en la empresa que sí se hayan comprado con dinero de la misma, no queda justificado que se pueda disponer de ello como se desee. Lo que se compra para una empresa suele ser material indispensable para su buen funcionamiento y la falta de esos recursos provoca -o puede provocar- un mal funcionamiento del negocio.

Un ejemplo de esto es un caso que tuve. Hace tiempo me pidieron que hiciera un back-up de un ordenador porque se lo querían llevar a otra parte. Hasta ahí todo correcto. Lo malo fue cuando el jefe se llevó el único disco duro portátil que teníamos para hacer esa operación. Al final tuvimos que perder un tiempo precioso para pasar la información de un ordenador a otro -conectarlo por red, configurarlo para que esté en la misma red y dominio, etc …-.

¿Lo peor de todo esto? La certeza de que si el jefe se comporta como un señorito, el resto de la empresa funcionará como un cortijo. Échate a temblar…


Fotografía: Jadon Barnes para Unsplash

0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 Comments
más antiguo
más nuevo más votado
Inline Feedbacks
View all comments
davidochobits

Buen artículo Mauri,

Es un buen ejemplo el que has explicado, pero aún peor es cuando piensan que pueden disponer de tu tiempo a su antojo, incluso fuera del horario laboral. Por suerte, siempre tienes la opción de dar el salto a otro empresa.

Saludos!

alexb3d

El tiempo y la salud entre otras cosas que no se compran con dinero, pero «la voluntad» tan vital para una empresa, se gana, eso no lo entienden los señoritos.

Miguel

Es de esas cosas por las que la solución a los trabajadores es las cooperativas.

Hay que pulir mucho de como llevar cooperativas tecnológicas pero es el camino.

Eduardo Inda Condenado

Yo lo que suelo hacer en esos casos es acostarme con la mujer/novia del jefe, es lo mejor.