Tal vez este sea el último artículo sobre cuestiones de almacenamiento. Espero que no les parezca pesado, pero mucha de los terminos aquí explicados serán utilizados en artículos posteriores.

Muchos habran escuchado de “volúmenes y subvolúmenes”. Estas son palabras que se escuchan muy a menudo en el mundo de los NAS.

Volúmenes físicos, lógicos y grupo de volúmenes

Cuando hablamos de dispositivos de almacenamiento, la idea de partición de disco o incluso, la del propio disco, quedan en segundo plano, y pasan a denominarse volumen físico. Estos al agruparse conforman lo que conocemos como grupo de volúmenes.

  • Volúmenes físicos: Son las particiones en el disco duro o incluso, el propio disco.
  • Grupo de volúmenes: Los grupos de volúmenes físicos son usados como volúmenes de almacenamiento, se entienden como si fueran un solo y único disco. Este contiene a su vez volúmenes lógicos.
  • Volúmenes lógicos (LV): Es una “partición virtual/lógica” que reside en un grupo de volúmenes. Por lo que se puede trabajar con los volúmenes lógicos como si de particiones normales se tratasen.

¿Partición o volumen?

La partición de un disco no es más que una división lógica del disco realizada por el sistema operativo. La principal diferencia con un volumen es que este está creado sobre un disco dinámico, es decir, sobre una estructura lógica que puede estar conformada por varios discos físicos.

Un volumen es mucho más flexible que una partición, como verán en algunas líneas más abajo cuando enumere algunas de las bondades de LVM (Logical Volume Manager).

Qué es LVM

LVM es un gestor de volúmenes lógicos para el Kernel Linux. Es un método de localización del espacio del disco duro en volúmenes lógicos, que pueden ser fácilmente redimensionados. LVM permite combinar volúmenes físicos y formar grupos de volúmenes lógicos.

Qnap utiliza LVM en conjunto con el sistema Ext4. Sinology, en cambio, utiliza BTRFS por defecto, el cual ya trae su propio gestor de volúmenes incorporado (con las mismas funcionalidades) por lo que no necesita de LVM.

Pero, si ya tenemos la posibilidad de particionar discos… ¿Vale la pena crear volúmenes lógicos? Respuesta corta: SI. LVM da más flexibilidad que el simple particionado de un disco duro, y es útil para:

  • Poder utilizar cualquier número de discos como un gran disco único.
  • Tener volúmenes lógicos “desplegados” sobre varios discos.
  • Crear pequeños volúmenes lógicos y cambiar su tamaño dinámicamente, cuando se llenen.
  • Cambiar el tamaño de los volúmenes lógicos sin importar su órden en el disco. No depende de la posición del volumen lógico dentro del grupo de volúmenes, ni hay necesidad de asegurar el espacio disponible circundante (problema frecuente en discos de amantes del distrohopping)
  • Cambiar/crear/borrar el tamaño de los volúmenes lógicos y físicos con discos “en vivo”.
  • Crear instantáneas que permiten hacer copias de respaldo del sistema de archivos.
  • Soporte para albergar distintos mapeadores de dispositivos, incluido el cifrado transparente del sistema de archivos y almacenamiento en caché de los datos de uso frecuente.

Como pueden ver, después de analizar las bondades de LVM, no queda duda que ofrece muchas ventajas cuando trabajamos con grandes cantidades de datos almacenados en múltiples discos. De ahí la gran popularidad de estos conceptos en servidores NAS y el surgimiento de sistemas de archivos superadores como Btrfs.

BIbliografia

forum.synology.com

phoronix.com – linux414-fs

github.com/stratis-storage

phoronix.com – Fedora-28-Stratis-Plans

phoronix.com – Stratis-Red-Hat-Project

fedoraproject.org/wiki/Changes/StratisStorage

qnap.com – qnap-ext4

phoronix.com – Btrfs RAID 5 6 Is Bad

web.mit.edu – RHEL raid levels

web.mit.edu – RHEL filesystems

La imágen principal se distribuye bajo licencia Creative Commons CC0

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Notificarme de