Introducción

Comenzamos el trabajo. Voy a intentar ir por orden, y, aunque tengo delante una especie de esquema de contenidos, ya os adelanto que las diferentes secciones que compondrán este manual irán apareciendo según lo considere necesario, y haciendo las modificaciones que considere oportunas sobre la marcha. De modo que lo que iréis leyendo por aquí, por favor, tomadlo como un borrador de lo que será el manual definitivo. Asistís, en ese sentido, a lo que generalmente se oculta a los lectores de toda obra escrita: el mismo proceso de elaboración. Esto puede que no sea una buena idea, pero al menos os permite participar con vuestras observaciones en el propio trabajo creativo, lo cual es el objetivo de todo esto. En este sentido, os recomiendo que le echéis un vistazo al preámbulo, por si no tenéis claro de qué va todo esto.

Este es un manual eminentemente práctico. Por eso, voy a empezar con una introducción general en la que describiré los elementos básicos sobre los que van a pivotar todos los contenidos. A grandes rasgos, mi idea es desarrollar un flujo de trabajo fotográfico, que parta de estas premisas:

  1. Ha de emplear exclusivamente software libre (ejecutado en un sistema operativo libre).
  2. Ha de ser eficiente y eficaz. Se trata de revelar fotografía, no de aprender a programar.
  3. Los revelados deben tener un criterio basado en su calidad.

De todos los puntos el más complicado es el tercero. Explicar el significado de “fotografía de calidad” por sí mismo plantea algunos problemas. De momento, y mientras no desarrolle un poco más este concepto, quedaos con el siguiente criterio, que emplearé mientras no indique lo contrario:

Fotografía de calidad es la que extrae la mayor cantidad de información posible de un negativo fotográfico, con la menor cantidad de pérdida y con el menor esfuerzo posible, lo que permite al fotógrafo obtener los resultados más parecidos a los planeados antes de la toma, teniendo en cuenta todas las limitaciones técnicas y materiales durante la misma y las limitaciones del software empleado.

Como adivinará el lector, en esta definición he ignorado deliberadamente los criterios estéticos, y me he decantado por los técnicos. Creo que es la única forma de vertebrar un manual enfocado a proporcionar una ayuda real al fotógrafo, pues el criterio estético, por su propia naturaleza, está sujeto a sus propias reglas y es eminentemente subjetivo. En cualquier caso, y a pesar de lo dicho, también incluiré algunas pistas que, en términos generales, suelen conducir a resultados estéticamente atractivos según criterios sociales y culturales comúnmente aceptados.

Partiendo de estas premisas, y si quiero darle un poco de orden a los contenidos, tendré que empezar por alguna parte. Por eso estos primeros artículos serán una introducción necesaria desde varios puntos de vista. Por un lado, necesito que todos tengamos claros algunos conceptos en torno a la fotografía digital desde el punto de vista meramente técnico. Esto me vendrá bien para autocitarme cuando, ya metidos en materia, aluda a procesos de revelado que toquen las “entretelas” de los archivos RAW. En esos momentos tendré que aludir a las características técnicas de los sensores fotográficos, así que conviene tener los conceptos frescos.

Por otro lado, este manual va a intentar poner negro sobre blanco qué es lo que necesitamos realmente para tomar buenas fotografías. Sé que este es un tema peliagudo, sobre el que aportaré simplemente mi punto de vista. Pero también es importante saber cuál es mi opinión, porque en otras partes del manual ésta tendrá su relevancia, y condicionará lo que yo creo que es un buen revelado. Sé que suena críptico; ya lo iréis entendiendo.

Historia de la fotografía. Desde el siglo XIX hasta hoy mismo.

Evidentemente, esto es una broma. Partamos de los siguientes hechos:

  1. Asumo que quien esté leyendo esto no es una mesa camilla, ni que el gato de tía Gertrudis se ha hecho con el control de tu tablet, y ha tecleado con sus zarpas la dirección del Colaboratorio. Asumo que el lector sabe “algo” de fotografía, y que si está interesado en la historia de este arte tendrá recursos suficientes como para buscarse la vida en otro sitio para informarse.
  2. No tengo demasiado tiempo, así que voy a ignorar las introducciones “bonitas” que en el fondo no aportan nada al contenido general de este tipo de manuales. Vamos a ir directamente al meollo.

El meollo

Aquí podríamos empezar con un montón de disquisiciones sobre qué es la fotografía, qué se entiende por “calidad” y cuándo podemos afirmar que una fotografía es de “alta calidad”. Tampoco voy a profundizar demasiado en este asunto. Pero sí que quiero aprovechar para dejar alguna idea suelta, que quizá le pueda servir a alguno de vosotros para, sobre todo, ahorrarse bastante dinero en la adquisición de una cámara. He visto personas tomar fotos de una belleza inefable con móviles de gama media. O con cámaras de bolsillo con un sensor de mierda. Creedme, es posible. La “calidad” en una disciplina artística, siendo un concepto importante, es sólo uno más de los factores que influyen en el resultado. También está (y probablemente tiene más relevancia que todo lo que cuente en este manual) la propia sensibilidad artística del fotógrafo, y la habilidad que tenga en “cruzar” dicha sensibilidad con los conocimientos técnicos que tenga. Del resultado de este “cruce” de factores obtendremos una foto que será más o menos bonita en función de criterios objetivos algunas veces, pero sobre todo, por encima de todo (y gracias al cielo), subjetivos. Esto es arte. Arte con muchas matemáticas de por medio, pero arte. Así que, y este es el primer consejo que doy: si estás pensando en iniciarte en el mundo de la fotografía, sé razonable y piensa detenidamente si de verdad quieres hacer un desembolso importante; es decir, evalúa si realmente vas a tomarte en serio esta afición o si sólo quieres sacar unas cuantas fotos y luego vas a dejar tu flamante cámara en un cajón. Si estás en el segundo grupo de personas, una cámara “barata” te va a dar muchas satisfacciones y no te “dolerá” tanto en tu cuenta bancaria.

Sigamos asumiendo cosas: asumo que, a pesar de lo dicho en los párrafos anteriores, insistes en que quieres hacer fotografías “de calidad”. De calidad técnica, se entiende. Bien, a partir de aquí es donde entra en juego este manual. Y todo lo que leas a continuación estará orientado a este único fin: que tus fotografías sean técnicamente impecables. Pero este objetivo no se va a conseguir solo. Para ello vas a tener que reunir toda una colección de conocimientos técnicos, amén de una considerable inversión económica. Así que vamos acotar un poco el terreno, con algunas sugerencias mínimas. A este asunto dedicaré el siguiente capítulo.

Nota: la imagen que encabeza este artículo es obra de Victor Hanacek y cuento con su permiso para usarla.

avatar
5 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
5 Comment authors
DAVIDjen0f0nteQuijote LibreFLAC: Introducción | PlanetaLibrePercaff_TI99 Recent comment authors

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
más nuevo más antiguo más votado
Notificarme de
elchicodecandy
Lector

Hola Jenofonte.
Cuando te descubrí y empecé a leerte y verte, he descargado todos tus videos de youtube sobre Darktable, ya llevabas todo muy avanzado y siempre fui a remolque. Ahora en Colaboratorio he llegado a tiempo y estoy convencido que con tus consejos y enseñanzas, harás que de mucha guerra a mis amigos de Semeya Mieres y descubrirán las bondades del mundo del código abierto, oto tema es que abandonen el entorno de “adobe”, ya sabes que por esta zona geografica somos animales de costumbre además de cabezotas.
Un saludo desde la puerta del paraíso.

Percaff_TI99
Lector
Percaff_TI99

No soy fotógrafo -siquiera aficionado a la fotografía- pero también me encanta este arte. No me atrae mucho sacar fotos con un celular, pero me fascinan las cámaras fotográficas con objetivo, y de tener una, creo que bien o mal siempre le daría un uso. Siento que se crea cierta comunión entre: uno mismo y lo que hay después del lente, que alimenta el alma. Por otra parte ya en aspectos técnicos siempre tuve curiosidad en el empleo de la sucesión de Fibonacci -La proporción áurea, regla de los tercios- en la fotografía. Como herramienta libre me encantaría ver a Darktable en acción, por lo pronto seguiré detenidamente estos artículos que enriquecen y mucho, gracias. Saludos.

trackback

[…] Visitar la fuente original […]

QuijoteLibre
Suscriptor

Estupenda entrada para comenzar y unas premisas perfectas.
Tengo muchas esperanzas en esta serie para cerrar con nota mi paso de LightRoom al Software Libbre.

DAVID
Lector
DAVID

como siempre un placer leer tus articulos y ver tus videos