¡Aloha! ¿Qué tal? Soy Rufián, de Rufián en la Red y un tal David Ochobits me ha liado para que hoy te escriba estas líneas. Si no sabes quién soy, no te pierdes nada. Solamente soy un rufián que se dedica a hablar de Arduino y Hardware Libre en sus ratos libres.

Y mira, de rufián a escribir en el colaboratorio.net… Ainsss cómo son las cosas. Y como hay que aprovechar la invitación hoy quería hablarte de algo así muy de moda, una cosa que la dices y se te llena la boca: el movimiento maker.

¿No se te ha llenado la boca al decir MAKER? ¿De verdad? Prueba otra vez maaaaker… Pues ahora, así con la boca bien abierta para que entren moscas, empezamos con el lío 😉

¿Qué es un maker?

Maker o, en español, hacedor (qué mal suena, ufff…) sería el que aprende haciendo. El que quiere conocer las tripas de los objetos y entender cómo funcionan.

No le basta eso de comprarlo y usarlo, necesita abrirlo y ver qué hay dentro para que eso funcione de ese modo.

El maker es un curioso empedernido que no duda en abrir las cosas, pero claro, tampoco es un mirón profesional. Estos conocimientos los aplica en hacer algo. En crear.

Y no estoy hablando de crear algo extraordinario, sino algo que le apetezca o que le sirva. No tiene que ser algo bonito, tiene que ser algo funcional. Algo que solamente resuelva un problema, no necesitamos que sea como una suite ofimática que lo tiene todo aunque solamente utilices una funcionalidad.

¿Y ya está? ¿Todo este revuelo por eso? Pues sí, la verdad es que en una época en la que todo viene prefabricado, envasado y preparado para el consumo es bastante chocante la imagen de alguien reutilizando cosas para hacer las suyas propias. O peor… ¡Reparando las cosas que se han roto!

El porqué de la era maker…

¿Qué como hemos llegado hasta aquí? La verdad es que no lo sé. Tal vez la desaparición (o mejor dicho, disminución) de profesiones de solera como la carpintería ha llevado a gente a querer experimentar ellos mismos con ciertas herramientas. Porque, seamos sinceros, la era de los “manitas” ha terminado. Ni yo lo soy ni tú lo eres.

Bueno, de esto último no estoy totalmente seguro, pero sí que lo estoy de que las tecnologías libres han ayudado a empujar este movimiento maker. ¿Por qué lo creo? Por que no es lo mismo hacer un juguete de madera, que hacer un juguete de madera que siga unas líneas negras.

No es lo mismo hacer un muñeco metálico que hacer un muñeco metálico capaz de encenderse cuando nota que no hay luz. Y esto es culpa de la electrónica, que se ha abierto.

No en un sentido literal, pero de repente han empezado a proliferar herramientas que te permiten soñar. Y sé que suena muy poético, pero no lo es. No creo que nadie pensase en hacer su propio robot hace unos años, eso era cosa de ingenieros. Ahora, personas normales y corrientes como tú o como yo hacen esos robots y otras cosas para hacer más sencillas sus vidas.

Para eso y para ponerse a prueba, para ver que pueden hacer algo que cambie el mundo. ¿Será esa la sensación que tiene un maker cada vez que crea un nuevo objeto? ¿Una sensación de que los límites los marca cada uno?

La verdad, creo que eso ha podido ayudar, porque las asociaciones makers se cuentan por miles (bueno, no lo sé, pero suena bien, entiéndeme…). Cada día más gente da el paso y busca un reto al que unirse, algo que los haga sentir vivos.

Proyectos o utensilios para makers…

La verdad es que no he mencionado algunos proyectos de los que nos han traido aquí. Entiendo que los conoces ya: Arduino y Raspberry Pi entre otros.

Arduino fue el primer microcontrolador (un pc que solamente es capaz de hacer una cosa, un pc muy muy básico) abierto y preparado para cualquier usuario. Esto lo digo porque está preparado para no quemarse ante los errores más ocasionales entre novatos en la materia.

Porque es normal poner un led y chamuscarlo el primer día. Y eso lo sabían los chicos de Arduino. Esto, unido a una programación mucho más sencilla provocaron que cada día más gente se uniese a esta corriente.

Con Raspberry Pi sucede algo similar. Un precio bastante bajo que elimina la barrera económica y un sistema operativo que puedes destrozar a tu antojo porque cuando todo vaya mal, sabes que formatearás tu tarjeta SD y todo volverá a ser como antes.

No nos gusta el caos ni perder dinero. Y parece que alguien ya lo sabía antes que nosotros. Eso sí, no juegues mucho con los pines de la Raspberry Pi si no eres muy ducho con la electrónica porque esos pines sí que se queman, que no están preparados para ir ‘a lo loco’.

¿Eres uno de los nuestros?

¿Era inevitable la llegada de este movimiento? ¿Si no fuese por las dos tarjetas de ahí arriba estaríamos dónde estamos? La verdad es que sí. Esa curiosidad de saberlo todo y no dejarse guiar por cajas negras que compramos y ya está hubiese surgido de algún otro modo.

Tal vez queden cosas por inventar que aún acerquen más el movimiento maker. No lo sé. Pero creo que era algo que teníamos dentro y más pronto o más tarde alguien iba a sacarlo e iba a intentar saciar esa sed de creatividad.

Porque no te equivoques. Esto no es cosa de frikis. He visto artistas a los cuales se les ha abierto un mundo nuevo con esto. Ahora son capaces de expresar lo que tienen en la cabeza por ellos mismos, sin necesidad de consultoras tecnológicas o del amigo que siempre va liado.

Así que si has sentido alguna vez algo interno que te lleva a crear cosas físicas, solamente con la única pretensión de crear y sacar lo que llevas dentro, entonces, y solo entonces, eres uno de los nuestros…

avatar
4 Comment threads
3 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Rufián en la RedFátimarufianenlaredJVarejsomonte Recent comment authors

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
más nuevo más antiguo más votado
Notificarme de
trackback

[…] La era maker […]

jsomonte
Suscriptor

El ‘hágalo usted mismo’ no es de ahora ya en la década de los ochenta proliferaron muchas publicaciones sobre los temas más variopintos, desde cómo llegar a la autorealización a través de la carpintería a cómo ser feliz con un curso de mecánica, cosas así, hoy en día en el sector de la tecnologías informáticas donde se ha llegado a tal grado de sofisticación ideas como Arduino y Raspberry Pi han calado en mucha gente precisamente por eso, y es que regresar a las bases es fundamental para dar un paso adelante, pero creo que hay algo más detrás de todo ésto y me atrevería a decir que está relacionado con noticias como la que adjunto. Por lo visto Nintendo a vendido en España millón y medio del modelo ‘ochentero’ de la consola y por supuesto con la misma capacidad técnica de entonces -aunque habilitan necesariamente el USB-, y estoy… Leer más »

JVare
Lector

Lo que ha cambiado es el nivel de los proyectos que hoy se pueden realizar en casa.
Lo primero que construí cuando aún era un crío fue un receptor de radio con un diodo de germanio, un condensador variable y un auricular. Como antena utilizaba un cable de cobre atado en las cuatro esquinas de la habitación. Y fue maravilloso ver que funcionaba y podía escuchar varias emisoras de radio con ese artilugio.

Fátima
Lector
Fátima

Para aprender hay que empezar con lo primero, muchas gracias por compartir.